Acusado falsamente de abusar de su hija: una peluca, ingenio y BlaBlaCar le llevaron a la frontera

Yoann Barbereau era un relevante funcionario al frente de la delegación de la potente institución cultural Alianza Francesa en Irkutsk (Siberia). Las comodidades de expat de primera clase acabaron cuando fue detenido por la Policía rusa en febrero de 2015 «por un delito que no había cometido». A partir de ese momento, en Rusia le tocó ser preso, loco, desaparecido, «habitante fantasma» de una embajada y, por último, fugitivo en busca de la libertad.

En su libro En la prisión de Siberia, que se acaba de publicar en español de la mano de Ático de los Libros, cuenta cómo el FSB, heredero del KGB, creó un conjunto de pruebas falsas de que había abusado de su hija.

Intentaron que confesase. 

«Durante largas horas, me pegaron, atado a una silla y con los ojos vendados», explica a Crónica. Finalmente, tras meses de abusos, decidió poner fin a la situación por su cuenta: escaparía de Rusia. Se sirvió de cómplices anónimos, de una peluca, pero también de dosis de ingenio y desesperación y varios viajes en BlaBlaCar.

Su libro se puede comprar aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s