General

Rusia se va de Siria. Cada semana

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, aterrizó hoy por sorpresa en Siria y ordenó (otra vez) el comienzo de la retirada de las fuerzas rusas allí desplegadas, según informaron medios rusos.

Putin fue recibido en la base aérea rusa de Hmeimim por el presidente sirio, Bashar Asad, y otras autoridades como su ministro de Defensa, Serguei Shoigu. También estaba  el comandante de las Fuerzas rusas en el país árabe, el coronel general Serguei Surovikin.

A su llegada a la base aérea, Putin ha ordenado la salida de “una parte considerable” de las tropas rusas de Siria, y se ha felicitado por la derrota del Estado Islámico, que calificó como el “grupo terrorista internacional más combativo”, a manos de las fuerzas conjuntas de ambos países.

El jefe del Comité de Defensa del Consejo de la Federación de Rusia, Víctor Ozerov, ha estimado que la retirada de las tropas rusas de Siria, probablemente, será cuestión de sólo unas semanas, informa RT.

Aquí el vídeo de la visita de Putin a la base en Siria

La parada en Siria no había sido anunciada. Putin está tiene hoy dos reuniones en Turquía y en Egipto para hablar de la situación en Oriente Próximo y Siria. Con el presidente egipcio, Al Sisi repasará la inseguridad en Oriente Próximo y el Norte de África. El reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado de Israel por parte de EEUU está sobre la mesa: tanto Putin como Erdogan rechazan la decisión de Trump.

Anuncios
Estándar
General

Gracias, Manuel Marín. Y disculpe el revoltijo.

Fue en 2008. Yo llegué resacoso a la entrevista, sin desayunar.

Manuel Marín, que ha fallecido este lunes en Madrid a los 68 años de edad tras una larga enfermedad, había dormido menos todavía: se había acostado a las cuatro de la mañana por ver en Kiel (Alemania) la última gesta en balonmano de su Ciudad Real del alma.

Esa mañana tenía buena cara. Se había librado del puesto de presidente del Congreso ‘chamuscado’ por la crispación de la legislatura zapateril y había encontrado refugio en la fundación Ciff de la Universidad de Alcalá. Hablamos del medio ambiente -su nuevo tema- pero también de la Transición española, donde su barba fue una de las que sobresalió.

“De las Cortes Constituyentes recuerdo un fuerte simbolismo de esfuerzo colectivo. Había que hacerlo bien, nos dijimos: esta vez tenemos que triunfar. La gente que hizo la Transición, y no me refiero sólo a los políticos, es de las pocas generaciones triunfadoras que ha dado la historia de España”.

Para mi Manuel Marín es una foto tomada por Alfredo García Francés: España descansando con las piernas sobre la mesa. Y a sus pies, Europa. Tal vez me gusta porque tal y como está tomada, el de la foto podría ser mi padre. Pero es Manuel Marín, secretario de Estado para las Relaciones con las Comunidades Europeas, en su despacho, durante las negociaciones de integración en la CEE, en 1985.

El tipo era meticuloso sin llegar a soso. A mitad de la entrevista me dijo: “Pero oye, ve preguntándome por temas, porque te está quedando un revoltijo, ¿no crees?”

Ahora, cada vez que me queda una entrevista un poco ‘zig zag’, pienso: “Mira el revoltijo, otra vez”.

En mi trabajo algunas veces me veo con gente con quien tengo una deuda personal, y ellos no lo saben. El tesón europeísta de Manuel Marín hizo posible un gran paso en la integración continental: el programa de movilidad de estudiantes universitarios, más conocido como Erasmus, creado en 1987. Lo logró sacar adelante pese a la oposición del Reino Unido y Francia. Ahora los descreídos del proyecto europeo están dentro, pero ni unos ni otros han podido averiar la mejor herramienta de la integración de la UE: que los europeos se conozcan, que beban y estudien juntos. Incluso revueltos. Sí, el revoltijo, otra vez.

Cuando estábamos haciendo la foto en la calle, de nuevo se desmintió a sí mismo el ‘soso-man’.

El patio de la fundación CIFF, situado casi en el punto medio entre las oficinas del rectorado de la Universidad de Alcalá y las de la alcaldía de Alcalá de Henares, fue escenario del encuentro entre dos compañeros de quehaceres políticos: Manolo Marin …y Pilar Lledó, ex delegada del gobierno en Madrid, que también trabajaba ahí. Lledó surgió del balcón y el ex presidente del Congreso, que estaba posando para la fotógrafa del periódico tras acabar la entrevista, se arrancó con el don Juan de Zorrilla: “Pilar del Alma Mía… Luz de donde el sol la toma / hermosísima paloma / privada de libertad”.

Y así, recitando, fue la última vez que lo vi: no está mal para un burócrata.

El titular de esa entrevista fue: «Unos y otros me ven como un tipo correcto, y ése es mi patrimonio»

Estándar
General

Laika, una santa del espacio

laikaillustlo

Muchos no saben que era una perrita recogida en las calles de Moscú. Laika se convirtió hace 60 años en el primer ser vivo en orbitar la Tierra en un vuelo que abrió las puertas del espacio a la humanidad.

Antes se habían realizado experimentos con perros… o con monos en Estados Unidos, pero solo en vuelos suborbitales.

¿Por qué una perra y no un perro? Por razones de espacio e higiene se daba preferencia a las hembras: no levantan la pata para orinar, lo que facilitaba la colocación de un sistema sanitario a bordo de la cápsula.

Pero era un vuelo sin retorno. El sistema no permitía su regreso a la Tierra.De hecho una vez en órbita la temperatura en el interior de la cápsula subió hasta más de 40 grados. Esto produjo la muerte a Laika. Un santa del espacio, y una estrella de la URSS.

Aquí han recopilado varias canciones en su recuerdo. Seguro que alguna ya la conoces.

 

 

Estándar

General

Moscow. Summer only with eyes closed.

Imagen
General

Un puente, un intercambio y un maestro de espías detrás

96604621_gettyimages-496991054

Aliados y rivales coinciden en que Yuri Drozdov fue un gran maestro y jefe de los mejores superespías de la KGB. El Servicio de Espionaje Exterior de Rusia, SVR, ha divulgado una nota de prensa en la que le califican como “un auténtico oficial ruso y un sabio comandante”.

Protagonista en la sombra de algunos de los conflictos más importantes del siglo XX, el escritor Frederick Forsyth lo convirtió en personaje de su novela ‘El manifiesto negro’. Pocas personas podían contar que celebraron la victoria sobre los nazis en la propia ciudad de Berlín, derrocaron a un presidente afgano y canjearon un agente propio por otro de EEUU en un puente cubierto por la niebla. Además, Drozdov moldeó el servicio de espionaje soviético, un disimulado ejército que ha cautivado a millones de espectadores gracias a la serie ‘The Americans’. Fue responsable de los llamados espías ilegales que integraban el llamado Directorio S del KGB, formado por agentes que se hacían pasar por locales o inmigrantes, seres grises que llevaban una vida normal. Nadie sabía que eran soviéticos y no podían hablar en ruso entre ellos ni siquiera dentro de sus casas. Su formación requería entre cinco y siete años de trabajo.

Drozdov nació en 1925 en Minsk (Bielorrusia), hijo de un oficial del ejército zarista que se pasó al lado de los bolcheviques. Luchó en la Segunda Guerra Mundial y participó en la toma de Berlín. El KGB lo pescó para sus filas en el Instituto Militar de Lenguas Extranjeras, de donde procedían muchos espías. Igual que en el caso del actual presidente ruso, Vladimir Putin, el primer destino de Drozdov fue Alemania Oriental. Allí sirvió de enlace entre Moscú y la Stasi, la policía de Alemania Oriental. Una de sus misiones más famosas fue el intercambio del oficial de inteligencia soviética Rudolf Abel por el piloto estadounidense de aviones espía Francis Gary Powers. La historia inspiró hace un par de años la película ‘El puente de los espías’ de Steven Spielberg.

En 1979 fue ascendido al directorio de la KGB en 1979. Ese año las fuerzas especiales de la URSS atacaron el palacio Tajbeg, residencia del presidente afgano Jafizulá Amín, al que Moscó veía como un líder con lazos con la CIA. Drozdov estuvo detrás de la operación, con el líder soviético Yuri Andropov despachando con él de manera constante por teléfono. Alentado por el éxito de esa operación, Andropov le pidió que crease un grupo de élite. Así en 1981 nació el grupo Vympel, especializado en operaciones en el exterior, formado por operativos capaces de penetrar en territorio enemigo, realizar acciones encubiertas y completar la labor de las células de espionaje en caso de guerra. Este cuerpo actuó en Rusia también, sobre todo en Chechenia durante al época del presidente Boris Yeltsin.

Drozdov estuvo como agente del KGB en China entre 1964 y 1968 haciéndose pasar por diplomático. Lo mismo hizo en Nueva York como jefe de la red de espionaje: su coartada era su labor en la oficina de representación soviética en la Organización de Naciones Unidas. Participó en numerosas operaciones especiales pero -como les sucede a los mandos de los servicios de inteligencia- la mayor parte de sus logros -y de sus fracasos- son secretos. Con la disolución de la Unión Soviética, renunció al directorio de la KGB y abandonó el servicio público con el cargo de mayor general. Después creó una consultora que ofrecía servicios de seguridad y logística a los empresarios extranjeros.

Yuri Ivanovich Drozdov. 19 de septiembre de 1925, Minsk (actual Bielorrusia) – 21 de junio de 2017, Moscú

 


Versión del texto publicado en la versión de papel de EL MUNDO el domingo 23 de julio de 2017

Estándar

General

Somebody talk to me, please

Imagen
General

“Buen viaje, sodomitas”, el polémico vídeo para echar a los gays de Rusia

Un canal de televisión ruso que se ofrece a pagar el vuelo -sólo de ida- para los gays dispuestos a emigrar del paísEl vídeo que han compartido en las redes sociales se titula ‘Buen viaje, sodomitas’.

Pulsa en la imagen para ver el vídeo

Captura de pantalla 2017-07-03 a las 20.53.02

Ayer hablé con el presentador de programa y se quejó de que había recibido muchos insultos. Algunas veces hay asombros que me asombran.

Sólo hay que presentar, dicen en el programa, un “certificado médico” que demuestre que eres “sodomita” o tienes “alguna otra forma de perversión”. En sintonía con los sectores más conservadores de la sociedad rusa, esta televisión considera la homosexualidad una enfermedad.

“Rusia es una sociedad conservadora y cristiana en su mayoría, esta gente quiere vivir en un espacio disoluto, por eso nos decidimos a hacer esto, sin ningún odio, porque hay que amar al pecador y odiar el pecado”. Andrei Afanasiev

Así que: puerta. Las mayorías agresivas son así.

Sin embargo, los “sodomitas” y “desviados” que la ley antigay rusa quería ‘enterrar’ han infligido su primera derrota a la ultraconservadora mayoría legislativa del país. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó la semana pasada a Rusia por discriminación y vulneración de la libertad de expresión por la llamada “ley de propaganda gay”, que prohíbe la “promoción” de la homosexualidad. Los gays rusos con los que he hablado dicen que nada va a cambiar.

En el sur de la Federación de Rusia los gays son cazados y torturados mientras Moscú mira para otro lado. Esta vez los castigos no vienen de grupos de gamberros o radicales descontrolados. Según ha publicado un periódico ruso, es el Gobierno checheno -protegido y financiado por el Kremlin- el que está llevando a cabo esta “limpieza” con la pasividad cómplice de la población local. Aquí más sobre aquella historia. 

Estándar